Absorsistem, especialista en eficiencia y ahorro en costes energéticos.

Absorsistem, especialista en eficiencia y ahorro en costes energéticos.

Bombas de calor con motor a gas AISIN

Las bombas de calor a gas AISIN son equipos de refrigeración funcionando según el ciclo de compresión pero utilizando como energía motriz un gas combustible, natural o GLP, en vez de electricidad. Estos gases constituyen una fuente energética limpia y económica y su utilización permite reducir las emisiones de gases de efecto invernadero vertidos a la atmósfera por la generación eléctrica cuyo consumo sustituyen. 

Toda la gama de bombas de calor a gas AISIN utilizan motores TOYOTA fabricados expresamente proyectados para esta función en vez de aprovechar modelos diseñados para automoción.

Las unidades entre 8 y 13HP están equipadas con un motor de 4 tiempos y 3 cilindros en linea, que desplaza 952 cm3 girando entre 800 y 2.900 rpm, según modelo y marca. Por su parte, los modelos entre 16 y 25HP están dotados de un motor igualmente de 4 tiempos pero de 4 cilindros en línea con 1.998 cm3 de desplazamiento, que gira entre 600 y 3.000 rpm según modelos y carga.

Estos motores hacen girar, mediante un sistema de correas, según modelo, uno o dos compresores abiertos de tipo scroll. El sistema de gestión de estos conjuntos moto-compresores decide desde el PLC general de control, su óptima velocidad de giro y eventualmente la parcialización de los compresores, en función de las necesidades del ciclo con el fin de lograr la máxima eficiencia energética en cada momento, especialmente a cargas parciales.

Especificaciones técnicas AISIN GHP (Grupo Toyota) serie E

Alta eficiencia energética (elevados EER y COP)

Como es sabido, la eficiencia energética de las bombas de calor se expresa mediante el COP (Coefficient Of Performance) y el EER (Efficiency Energy Rate) que relacionan respectivamente su capacidad calorífica y frigorífica con su consumo energético. Para ello, con los equipos usuales que utilizan electricidad, basta con dividir la capacidad obtenida por la consumida, aunque de esta forma no se relaciona el consumo con la energía primaria sino con la electricidad que es una energía transformada que ha sufrido importantes pérdidas en la producción y transporte con respecto a la energía primaria utilizada.

Según el Ministerio de Industria Español, basándose en los datos elaborados por el IDAE, en la península se consumen 0,212 tep de energía primaria por cada MWh de energía final eléctrica, o lo que es lo mismo, por cada kWh eléctrico consumido por el usuario final, se han utilizado 2.461 kWh de energía primaria.

Por esto, cuando se analiza el comportamiento de equipos como estos funcionando con energías primarias como el gas natural o el propano, es imprescindible tener en cuenta la diferencia entre energía primaria y energía transformada, para poder realizar la comparación utilizando la misma forma de energía. Ello significa que cuando una bomba de calor eléctrica tiene por ejemplo un COP de 3,2 en realizada sólo es de 1,3 respecto a la energía primaria, e inversamente, cuando una bomba de calor a gas tiene un COP de 1,45 respecto a la energía primaria, equivale a un COP eléctrico de 3,57.

Las bombas de calor a gas GHP ofrecen una excepcional eficiencia que en términos equivalentes varía entre 3,17 y 3,68 en refrigeración y entre 3,65 y 3,88 en calefacción.

Aprovechamiento del calor: Desescarche y ACS.

En las bombas de calor AISIN, el calor procedente de enfriar el bloque motor, el cárter de aceite y los gases de escape, es trasmitido a un circuito hidráulico para poder utilizarlo en producir agua caliente para usos sanitarios o en invierno, cuando las temperaturas exteriores son excesivamente bajas, para evitar la formación de escarcha en el evaporador sin necesidad de hacer inversiones de ciclo. 

El hecho de aprovechar este calor procedente del motor térmico, marca una de las principales diferencias con las bombas de calor eléctricas puesto que, además de obtener ACS gratuita, en invierno se mantiene la unidad en pleno rendimiento incluso con temperaturas exteriores de hasta -20ºC. Todo ello significa mejor confort y un meyor aprovechamiento energético. Los principales datos del intercambiador de calor opcional para la producción de ACS a 60ºC para cada uno de los modelos figuran en la tabla anexa.

Unidades interiores a expansión directa del gas refrigerante. 

El liquido refrigerante en verano o el gas a alta presión en invierno, es conducido hasta las unidades interiores donde por expansión en verano o condensación en invierno, trata térmicamente el aire de la estancia para lograr las condiciones de confort requeridas.

Existe una amplia variedad de modelos y potencias en unidades interiores para satisfacer cualquier tipo de requerimiento: unidades de cassette de 2 o de 4 vías, de pared, de techo, de consola, de techo para conductos, etc. A cada unidad exterior pueden conectarse, entre 20 y 63 unidades interiores, a una distancia de hasta 190 m y desniveles de hasta 50 m.

Módulos hidráulicos para refrigeración y calefacción.

Con la instalación de los módulos hidráulicos AWS YOSHI, que pueden suministrarse junto con la unidad exterior que contiene el grupo motocompresor y condensador, es posible convertir la bomba de calor en una planta enfriadora y calentadora de agua para instalaciones circuito hidráulico.

Existen módulos AWS YOSHI para cada modelo, que conectados frigoríficamente a la unidad exterior, permiten la evaporación del refrigerante para enfriar agua o su condensación para calentarla y así poder alimentar un circuito hidráulico general de fan-coils o climatizadores. Los nuevos módulos de la serie E modulan en función de la demanda lo que incrementa su eficiencia a cargas parciales. Esta solución permite una fácil sustitución de enfriadoras de agua o bombas de calor aire-agua en instalaciones existentes.